En los últimos meses, no he dejado de ver en numerosas publicaciones, el aumento del zumo de remolacha, o sus variantes, como una ayuda ergogénica para mejorar no solo la…

En los últimos meses, no he dejado de ver en numerosas publicaciones, el aumento del zumo de remolacha, o sus variantes, como una ayuda ergogénica para mejorar no solo la salud, sino el rendimiento deportivo. ¿Qué hay de cierto en todo eso?

 

Una cosa está clara, con el fin de mejorar la salud de nuestro organismo, así como mejorar el rendimiento deportivo, el uso de suplementos alimenticios, y una dieta rica en ciertos nutrientes, es una constante. Si hay una cosa clara es que cuanto mejor y más nutritiva sea nuestra alimentación, mejor funcionará nuestro organismo.

 

En el caso de los que practican deporte, suele acudirse a otras fuentes de suplementación o complementos para enfatizar y mejorar el rendimiento deportivo.

 

A través de una nutrición variada y con un aporte idóneo de grasas saludables, hidratos de carbono así como proteínas y minerales, logramos que el organismo responda mucho mejor ante los retos diarios.

 

En todo caso, mi recomendación siempre es acudir a un profesional nutricionista que nos enseñe cómo llevar a cabo una buena alimentación.

 

Por otro lado, de acuerdo a las diferentes publicaciones, no existe un consenso en torno a muchos de los suplementos en relación a su efectividad en el rendimiento.

 

Al margen de esto, en los últimos meses el número de publicaciones y estudios sobre el consumo de nitratos para mejorar la salud y el rendimiento, pues se entiende que podría aumentar la capacidad de trabajo muscular. ¿Hasta qué punto es cierto?

 

El óxido nítrico es una molécula que se forma a partir de la L-arginina en las células endoteliales del sistema vascular. Como es una molécula tan pequeña, se difunde a través de las membranas con un poderoso efecto vasodilatador. Así, aumenta el riego sanguíneo en los músculos. Otra de sus acciones se produce en la homeostasis del calcio, mejorando la contracción muscular.

 

Es obvio pensar que, al practicar deporte, nuestros músculos necesitan de más calcio para mejorar las contracciones, así como más sangre para su buen funcionamiento. Por ello, a priori, un aumento de óxido nítrico sería positivo.

 

Sin embargo, esta molécula se produce y degrada en cuestión de segundos, por lo que no basta solo con ingerirla. Es decir, los estudios promueven la ingesta de otras moléculas que ayuden a la producción natural de óxido nítrico en el cuerpo, como la L-arginina. (Aunque para ello sean necesarios muchos gramos al día además de que su sabor es bastante desagradable).

 

Y aquí entra el “Zumo de Remolacha”. La remolacha es una hortaliza como las acelgas y es rica en azúcares, fibra, folatos y vitamina C, entre otros nutrientes.

 

Antiguamente se usaba para aliviar los dolores de muelas y de cabeza, actuando como antiinflamatorio natural y no fue hasta el siglo XVI cuando se empezó a extender en la dieta por la cantidad de beneficios para la salud.

 

La raíz de la remolacha es rica en ácido fólico y manganeso, y las hojas verdes de la misma rica no sólo en minerales sino en Vitamina A (127 % Cantidad diaria recomendada), Vitamina C (50% CDR) y Vitamina K (500% CDR).

 

Así, además de usarse como antiinflamatorio, entre sus beneficios más destacados se encuentra el detoxificante (ya que elimina sustancias de desecho y toxinas del organismo), antifunguicida, para prevenir el cáncer, limpiar los riñones y problemas de la piel, entre otros.

 

Otros campos de estudio

Este interés se debe a que posee fuentes de nitrato. Diferentes estudios han demostrado que puede reducir la hipertensión, así como su beneficio antiinflamatorio (como ya venían usando las antiguas civilizaciones). Pero además, una dieta rica en nitratos, que son muy bien absorbidos, favorece el aumento de óxido nítrico en el organismo.

 

Su efecto en el ejercicio

El debate está servido entre la comunidad, y aunque el número de publicaciones en los últimos meses es significativo, los resultados no lo son tanto, por lo que a ciencia cierta aún no existen evidencias científicas que confirmen una relación directa entre el consumo de la remolacha y el rendimiento.

 

Lo que sí que es cierto es que:

– Un aumento del calcio mejora la función contráctil muscular

– Un aumento/disposición de óxido nítrico favorece el flujo de sangre a los músculos fruto de la vasodilatación.

 

Varios estudios de campo han mostrado mejoras en el rendimiento, la potencia, tiempo de reacción en sprint, en los individuos sanos sometidos a una suplementación con zumo de remolacha.

 

Por otro lado también se han realizado diferentes estudios de campo, con otro resultado interesante: la mejora del rendimiento y tolerancia al ejercicio en altitud.

 

Sin embargo, estas mismas pruebas en atletas élite de resistencia no produjeron cambios significativos, y es aquí donde se crea la confusión.

 

En los deportistas élite no se producen mejoras significativas, pero parece que en los individuos sanos con un buen nivel físico, sí se producen ligeras mejoras.

 

Actualmente, en España se están llevando a cabo estudios sobre los efectos del zumo de remolacha en deportistas, de manera que tendremos que esperar un tiempo para conocer los resultados.

 

¿Qué conclusión sacamos de todo esto?

Está claro que queda aún evidencia científica por contrastar y seguir investigando este campo. Pero una cosa está clara, introducir esta hortaliza, así como usarla en preparados y zumos naturales, nos aportará muchas vitaminas y minerales, además de otros nutrientes que mejorarán la salud de nuestro organismo.

 

Es una buena fuente de proteínas, también de azúcares, y con un buen aporte de potasio, y además su aporte calórico es moderado (37 calorías /100 gramos), de manera que, dale color a tus platos y zumos y comienza a introducir la remolacha en tu dieta.

 

¿Tu bebes zumo de remolacha? Comparte en los comentarios abajo!

Este artículo fue publicado originalmente por Isabel del Barrio en Correryfitness.com

 

Sigue moviéndote.

– El Equipo Fit2one.